Migas con Sardinas

  • Receta de Migas

  • Migas con Uvas

  • Migas con Chocolate

  • Migas con Huevo

  • Migas con Sardinas


  • "Migas con Sardinas"

    Receta de Migas con Sardinas


    Anímate a preparar estas ricas migas con sardinas, una forma de comer migas que seguro que te gusta, y que es además una de las más conocidas y apreciadas. Sigue leyendo y aprender cómo prepararlas en casa.

    Ingredientes:

    - Un kilo de pan con buena miga
    - Una cabeza de ajo
    - Una o dos sardinas por comensal
    - Aceite de oliva virgen
    - Agua
    - Sal




    Preparación:

    Esta receta de migas con sardinas son una de las formas más conocidas de preparar unas migas con acompañamiento, porque la combinación de sabores es realmente sabroso y recomendable, conformando un plato muy completo, que además se prepara sin demasiadas complicaciones. En casa las hacemos de forma que se puedan comer tanto con sardinas como sin ellas, ya que no mezclamos las migas y las sardinas. Os lo detallamos a continuación.

    Como siempre os recomendamos, emplead un buen pan con abundante miga blanca y densa, es la base de unas buenas migas. Y las sardinas que sean lo más frescas posible. Con estos dos ingredientes bien elegidos, el plato será perfecto. El pan hay que cortarlo en trozos pequeños, con un cuchillo o con las manos. Hay que dejarlo bien troceado, algo para lo que hay que ser paciente, pero es imprescindible para que las migas nos queden bien sueltas al final. Una vez tengas el pan bien cortado, hay que humedecerlo con agua salada, de forma que quede bien mojado pero sin llegar a estar empapado.

    El agua la mezclamos con sal final para que se disuelva bien, y debemos conseguir que tenga un toque salado, pero no te pases con la sal porque luego al hacer las migas el sabor salado se realzará. Una vez tengas el pan bien humedecido, vamos a poner una sartén grande con aceite de oliva en una buena cantidad a calentar, y sobre la misma vamos a dorar los ajos, que los puedes usar enteros sin pelar, enteros y pelados o pelados y troceados, como prefieras. Si los haces sin pelar, dales un golpe para aplastarlos un poco.


    Cuando los ajos estén doraditos, los hacemos a fuego suave y removiendo para que se hagan por todos lados, vamos a echar todo el pan humedecido en la sartén, y dejaremos que se vaya haciendo sin subir la intensidad del fuego. Hay que hacer las migas lentamente, removiendo constantemente, para que pierdan poco a poco el agua y se vayan haciendo bien. Deben quedarnos más bien secas, que hayan perdido toda la humedad del agua y bastante sueltas entre ellas, corrigiendo el punto de sal si hiciera falta. Usa una paleta de cocina para ir removiendo y cortando las migas que se vayan apelmazando y formando bloques.

    Mientras tanto vamos a poner las sardinas limpias y con un poco de sal a asar, para dejarlas hechas por los dos lados. Y las vamos a reservar en la plancha o sartén para que se mantengan calientes. A la hora de servir estas migas con sardinas, echamos las migas en los platos individuales y acompañamos con una o dos sardinas, y podemos desmigarlas y mezclarlas para comerlas al mismo tiempo o bien poco a poco. Quién no quiera sardinas, puede disfrutar sin problemas de las migas sin las mismas. A disfrutar de este plato tan rico.